Faltan...

días
0
-41
-4
horas
-1
0
minutos
-3
-9
segundos
-3
-5

... para el 500 aniversario de la Reforma.

Facebook

11 months ago

Feliz año nuevo para todos!

1 year ago
Sociedad Bíblica Argentina

No olviden que este domingo la TV Pública muestra un programa especial!

Domingo 26 de noviembre de 15 a 17 hs, programa sobre la Reforma y la iglesia evangélica en la ... See more

1 year ago

El domingo que viene a partir de las 15 hs, la TV pública mostrará un programa especial sobre la ... See more

1 year ago

En CABA se organiza una Muestra de la Reforma, y todos pueden visitarla!

« 1 of 20 »

Lutero: desaparecido y en acción

Compartir:

¿Sabía usted que…

… Lutero estuvo desaparecido por casi un año?

Concedido el permiso para partir de Worms, Lutero partió a Wittenberg en la mañana del 26 de abril vía Frankfurt bajo la protección imperial del salvoconducto. Pero aunque tenía prohibido enseñar, el Reformador predica el 1º de mayo en Hersfeld y el día siguiente en Eisenach – ciudad de su familia – y el 4 de mayo predica al aire libre en Möhra, tierra natal de su padre. Lutero estaba poco preocupado por el juicio de los hombres, sólo temía al juicio de Dios, por lo que estaba dispuesto a defender la palabra de Dios con su vida.

Durante el viaje de regreso, el 28 de abril escribió una carta dirigida al emperador, la que nunca llegó a Carlos V, recordando la posición que había adoptado en la Dieta: “dado que he basado mis libros en claras y verificables enseñanzas de la Escritura, no puedo ceder a este pedido de retractarme en ningún sentido; no era justo ni adecuado negar la palabra de Dios y revocar mis libros (…) mi conciencia estaba cautiva de la palabra de Dios”.

Castillo de Wartburg

Castillo de Wartburg, donde Lutero estuvo refugiado durante diez meses.

Tras la condena imperial del Edicto -por el cual Lutero fue proscrito y declarado hereje- se hacía evidente la necesidad de un refugio para el profesor de Wittenberg. Ese escondite indispensable pronto sería provisto por el elector Federico de Sajonia, quien organizó un secuestro ficticio conforme a lo acordado previamente. El día 4 de mayo, tras tenderle una emboscada en su camino hacia Wittenberg, Lutero fue llevado sano y salvo al castillo de Wartburg en Turingia, llegando a las once de la noche del mismo día y permaneciendo allí hasta el 6 de marzo de 1522. Para la seguridad de Lutero, el plan incluía el uso de una capa, la barba crecida y el seudónimo de “caballero Jorge”.

El secuestro organizado por el príncipe elector el 4 de mayo garantizaba la seguridad de Lutero, haciéndolo desaparecer del mapa por un tiempo. Pero esta acción del elector Federico servía para protegerse a sí mismo, ya que así no quedaría comprometido por proteger a un hereje proscrito. Además Federico no se vería en una posición comprometedora frente al emperador Carlos V, dado que era responsable de cumplir los términos del Edicto de Worms.

La noticia de la desaparición de Lutero comprometía la paz en Wittenberg. Muchos consideraban que Lutero había sido muerto, e incluso había rumores de que lo habían matado por orden del papa y del emperador. El pintor Alberto Durero escribe en su diario el 17 de mayo: “¿Vive todavía? ¿Le habrán asesinado? Si le han matado, ha sucumbido a la muerte por la verdad cristiana… Oh Dios, vuelve a darnos un hombre semejante a este, que inspirado por tu Espíritu reúna los restos de la santa iglesia”.

Esos meses, aislado en el castillo, no fueron un descanso sabático para Lutero. En Wartburg el Reformador

Habitación de Lutero en Wartburg

Habitación de Lutero en el Castillo de Wartburg

finalizaría en junio su trabajo sobre la cuestión del libre albedrío, y también publicó un trabajo “sobre la confesión”. Además realizó exposiciones de algunos salmos y una traducción del comentario sobre el Magnificat de Lucas. Durante el verano estuvo trabajando en el “Apostillas en alemán”, una serie de sermones explicativos de adviento para predicadores y un conjunto de lecturas litúrgicas de las Escrituras para Navidad. En noviembre de 1521 termina el escrito: “El juicio de Martin Lutero sobre los votos monásticos”, obra dedicada a su padre Hans quien se había mostrado contrario a que su hijo tomara los votos monásticos.

Durante este periodo en el castillo de Wartburg el Reformador escribe también sobre “El abuso de la misa”, escrito que tuvo mucha repercusión. Pero la obra maestra fue la traducción de todo el Nuevo Testamento al alemán, trabajo que apareció en el mes de septiembre de 1521. Para esta traducción Lutero empleó la segunda edición del texto griego que había publicado Erasmo de Rotterdam en 1519.

Colaboración: Pastor Enio Sieves

Nota publicada en “El Nuevo Luterano”, Abril de 2016

Imprimir este artículo Imprimir este artículo