Faltan...

días
0
-41
-4
horas
-1
0
minutos
-4
-1
segundos
-4
-9

... para el 500 aniversario de la Reforma.

Facebook

11 months ago

Feliz año nuevo para todos!

1 year ago
Sociedad Bíblica Argentina

No olviden que este domingo la TV Pública muestra un programa especial!

Domingo 26 de noviembre de 15 a 17 hs, programa sobre la Reforma y la iglesia evangélica en la ... See more

1 year ago

El domingo que viene a partir de las 15 hs, la TV pública mostrará un programa especial sobre la ... See more

1 year ago

En CABA se organiza una Muestra de la Reforma, y todos pueden visitarla!

« 1 of 20 »

Lutero: Un escritor al que Roma quería silenciar

Compartir:

¿Sabía usted que…

…los primeros escritos -y fundamentales- de Lutero fueron prohibidos y quemados?

Hasta la publicación de las 95 tesis en las puertas de la iglesia de Wittenberg en 1517, Lutero ya había escrito las lecciones sobre los Salmos (1513/1515) y sobre Romanos (1515/1516). Los dos años siguientes realizó una serie de conferencias sobre la epístola a los Gálatas, pero esta solo aparecería editada en 1519. En ella Lutero diferencia entre la ley y el evangelio. El texto clave en Gálatas es que el hombre es justificado, no por las obras de la ley, sino por la fe en Cristo (2:16).

Los escritos primordiales que marcan la Reforma surgen en el periodo entre 1517 y 1521, año del edicto de Worms, cuando Lutero es juzgado y declarado hereje junto con sus partidarios. Pero allí también se prohíbe comprar, vender, leer, copiar e imprimir sus escritos. Entre las obras de Lutero que fueron condenadas en el edicto se destacan: De la autoridad del papa escrito en 1519. En este escrito se afirma que Jesús dio autoridad a la iglesia constituida por todos los creyentes en Cristo. Esta iglesia tiene como cabeza a Jesucristo únicamente y no al papa. Este escrito viene acompañado por el tratado de las Buenas Obras escritas por Lutero en mayo de 1520. En esta obra queda asentado que la fe en Cristo es la primera y la más preciosa de todas las obras buenas. Es solo por la fe que el hombre es perdonado por Dios y liberado para amar al prójimo.

En el año de 1520 fueron preparadas otras tres grandes obras por Lutero. El escrito A la nobleza de la nación alemana fue publicado en agosto del mismo año donde se niega el poder exclusivo del papa de interpretar las Escrituras; se niega la infalibilidad de los concilios, y se acentúa el sacerdocio universal de todos los creyentes recibido en el bautismo. Dos meses después Lutero publica en latín De captivitate babyIonica ecclesiae praeludium (La cautividad babilónica de la iglesia). En esta obra Lutero trata sobre los sacramentos del bautismo y la santa cena fundados en las promesas de perdón que se recibe por medio de
Cristo. Aquí el reformador defiende que las Escrituras reconocen solamente estos dos sacramentos instituidos por Cristo mismo.

La libertad del cristiano

La libertad del cristiano

La tercera obra de este mismo año es nombrada De la libertad del cristiano, escrito entre octubre y noviembre. Lutero explica que el cristiano es un señor libre de todas las cosas y no está sometido a nadie. Así también el cristiano es siervo de todos y sometido a todos, es decir, el cristiano es libre puesto está justificado por la fe en Cristo, ya no está más bajo la ley. Al mismo tiempo, es siervo porque está obligado a poner su vida en conformidad con la voluntad de Dios en amar al próximo. Este escrito fue publicado después de recibir la bula de excomunión Exurge Domine (15 junio de 1520) del papa León X. La bula papal llevó a que los escritos de Lutero fueran quemados públicamente en varias ciudades de Alemania. La respuesta llega en diciembre cuando el reformador mismo quema la bula de su excomunión y los escritos de sus enemigos en Wittenberg.

Los escritos del año 1520 son clave y de una importancia capital para la Reforma. De estas obras de Lutero resulta la dieta de Worms en 1521, en la que el reformador reafirmaría la preminencia de sus obras, aunque bajo la presión de ser condenado como hereje. En realidad, Lutero no solo estaba preservando sus escritos, sino que estaba defendiendo la verdad de Cristo.

Colaboración: Pastor Enio Sieves

Nota publicada en “El Nuevo Luterano”, Noviembre de 2015

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

Deja un comentario

Puede usar estas etiquetas de HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>