Faltan...

días
0
-41
-4
horas
-1
-2
minutos
0
-6
segundos
0
-5

... para el 500 aniversario de la Reforma.

Facebook

11 months ago

Feliz año nuevo para todos!

1 year ago
Sociedad Bíblica Argentina

No olviden que este domingo la TV Pública muestra un programa especial!

Domingo 26 de noviembre de 15 a 17 hs, programa sobre la Reforma y la iglesia evangélica en la ... See more

1 year ago

El domingo que viene a partir de las 15 hs, la TV pública mostrará un programa especial sobre la ... See more

1 year ago

En CABA se organiza una Muestra de la Reforma, y todos pueden visitarla!

« 1 of 20 »

El papa León X (Conocido como Giovanni de Medici)

Compartir:

Nac: 11 de diciembre de 1475, Florencia, Italia.

Fall: 1º de diciembre de 1521, Roma, Italia.

 El líder de la iglesia católica Romana que vio a Lutero como tan sólo otro hereje al cual descartar fácilmente.

Giovanni de Medici era un miembro de la famosa casa de los Medici de Florencia, Italia. Su padre, Lorenzo el Magnífico, había sido un hombre de estado habilidoso que crió a sus hijos para que fueran parte de la elite patrocinadora de las artes. Siendo su segundo hijo, Giovanni fue conducido a una vida ligada a la iglesia. Debido en gran parte a las conexiones de su familia, fue nombrado cardenal a la edad de 17 años y se convirtió en papa a los 37, adoptando el nombre de León X.

Leon X

Leon X

León fue criado en uno de los hogares más ricos de Europa y en consecuencia estaba acostumbrado a derrochar. Procedió a hacer de Roma una de las principales ciudades renacentistas de Europa. La basílica de San Pedro, comenzada por su predecesor el papa Julio II, iba a tener las mejores obras de arte de toda Europa. Expertos arquitectos y artistas como Rafael y Miguel Ángel fueron comisionados a trabajar en el diseño no sólo de la basílica, sino también del palacio pontificio. Su vida personal fue igualmente lujosa, con extravagantes partidas de caza a las que asistía un gran séquito. Coleccionaba las mejores gemas y libros excepcionales, y así sus gastos domésticos rápidamente consumieron las cuentas papales. Las guerras con Francia durante este tiempo empeoraron las necesidades económicas.

León vio la oportunidad de una recuperación financiera cuando el arzobispado de Mainz quedó vacante. Alberto de Brandeburgo estaba dispuesto a pagar por el puesto; dispuesto, sí, pero no capaz. Alberto necesitaba pedir prestado fondos considerables. Se había hecho un acuerdo de que las indulgencias se venderían en su territorio. La mitad del dinero pagaría al banco que prestó el dinero a Alberto para comprar el arzobispado, y la otra mitad iría a Roma para la construcción de la basílica. Básicamente, Roma fue retribuida por partida doble, primero con el dinero que Alberto pidió prestado al banco y por segunda vez con la mitad del dinero de las indulgencias.

Alberto contrató al monje dominico Johann Tetzel para vender indulgencias. Tetzel entraría a las ciudades para promover lo que era parte de la doctrina de la Iglesia Católica Romana: que se podía pagar para reducir el tiempo de uno en el purgatorio. El pago también podía hacerse en nombre de los familiares fallecidos ¿Quién no querría acortar el tiempo de sus queridos viejos, mamá y papá?

La idea de que el perdón de los pecados podía ser comprado con algo que no fuera la sangre de Jesús enojó a Martin Lutero. Aunque Tetzel no estaba en Wittenberg, Alemania, sí operaba justo en la frontera y los feligreses de Lutero llegaron a ser nada menos que el objetivo de los engaños de Tetzel. Las 95 Tesis de Lutero apuntaron principalmente contra las actividades de Tetzel. Cuando las tesis de Lutero desafiaron el poder del papa para acortar el tiempo en el purgatorio, los dos tuvieron una guerra verbal por algunos años, los que culminaron con la excomunión de Lutero en el año 1521.

León falleció más tarde, ese mismo año, de neumonía, justo antes de su cumpleaños número 46. Durante su mandato de ocho años, su enfoque estuvo dividido entre las dificultades financieras que él ayudó a crear y la agitación política que se sucedía en Europa. En comparación con esto, un monje renegado debería haber sido fácil de tratar. León no anticipó ni pudo anticipar la división inminente. El martilleo de los clavos para asegurar las 95 tesis se convertiría en el martilleo de la cuña que dividiría a la iglesia occidental.

Fuente: lutheranreformation.org

Traducción: Elizabeth Kling, Buenos Aires, Argentina.